Según la Ordenanza municipal de conservación de solares: Los propietarios de solares y parcelas son los responsables de su mantenimiento.

Los solares deben estar siempre limpios y desbrozados, desprovistos de residuos y vegetación espontánea.

Las obligaciones de limpieza y vallado determinados en esta Ordenanza recaerán, en el caso de separación del dominio directo y útil, en el titular del dominio útil. Si los solares o parcelas estuviesen gravados con los derechos de uso o usufructo o cedidos en arrendamiento, recaerá sobre el usuario, usufructuario o arrendatario, respectivamente; en este último caso, el propietario estará obligado a tolerar las obras del vallado.

1.  Las obligaciones de limpieza y vallado determinados en esta Ordenanza, recaerán, en el caso de separación del dominio directo y útil, en el titular del dominio útil. Si los solares o parcelas estuviesen gravados con los derechos de uso o usufructo o cedidos en arrendamiento, recaerá sobre el usuario, usufructuario o arrendatario, respectivamente; en este último caso, el propietario estará obligado a tolerar las obras del vallado. En los supuestos de solares y terrenos sobre los que pesen herencias aún no partidas y adjudicadas, bastará notificar a uno de los herederos conocidos, considerándose a dichos efectos como representante de la comunidad hereditaria.

2.  Sin perjuicio de la responsabilidad en que incurra el que arroja las basuras o residuos a los solares, parcelas o edificios, el propietario de los mismos está obligado a efectuar su limpieza.

3.  Para evitar estos vertidos deberán mantener vallados dichos terrenos y extremar la vigilancia para evitar estos supuestos.

4.  Los solares deberán estar permanentemente limpios, desprovistos de cualquier tipo de residuos o vegetación espontánea, sin ningún resto orgánico o mineral que pueda alimentar o albergar animales o plantas portadoras o transmisoras de enfermedades, o producir malos olores. Asimismo, se protegerán o eliminarán los pozos o desniveles que puedan existir, que puedan ser causas de accidentes.

5.  Igualmente dichos propietarios están obligados a realizar los adecuados tratamientos fitosanitarios preventivos, en evitación de plagas y enfermedades. Las especies vegetales serán podadas adecuadamente en la medida que sea necesario para mantener su vigor y contrarrestar el ataque de enfermedades, cuando exista peligro de caída de ramas y, en general, se realizará todas las labores de conservación necesarias.

ART. 40

  1.  Los propietarios de parcelas y solares serán responsables de su mantenimiento y limpieza, siendo éstos los destinatarios de las ordenes de ejecución que se dicten, de oficio o a instancia de cualquier interesado, por el Ayuntamiento para restablecer las condiciones de Seguridad, Salubridad y Ornato Público de los inmuebles.

2.  Las órdenes de ejecución deben dictarse, previa audiencia a los propietarios afectados, con Informes de los servicios técnicos y jurídicos de este Ayuntamiento y con la advertencia de que su incumplimiento podrá llevar aparejada la imposición de multas coercitivas o bien su ejecución subsidiaria por el Ayuntamiento y a costa de los obligados.

3.  Las órdenes de ejecución deberán detallar con la mayor precisión posible las obras y demás actuaciones necesarias para mantener o reponer las condiciones establecidas en la normativa urbanística y en las demás normas aplicables y subsanar las deficiencias advertidas, sí como su presupuesto estimado y el plazo para cumplirlas, en atención a su entidad y complejidad.

4.  Cuando exista peligro inminente de daños a personas o bienes, las órdenes de ejecución deben cumplirse de modo inmediato, adoptando las medidas que sean necesarias, en la forma en que se determine en las propias órdenes, pero sin que ello pueda implicar en ningún caso la demolición, ni siquiera parcial, de Bienes de Interés Cultural declarados o en proceso de declaración. Dichas medidas serán las que técnicamente se consideren imprescindibles para evitar el peligro inmediato, y podrán consistir en desalojos provisionales, clausura de inmuebles o partes de éstos, apeos, apuntalamientos, demoliciones u otras análogas, debiendo observarse, en cualquier caso, el principio de intervención mínimo.

ART. 41

Todo solar dispondrá de cierre provisional hasta su edificación, con cerramiento estable sito en la alineación oficial, cuyo dimensionado y ejecución serán adecuados para garantizar su estabilidad y correctas condiciones de dignidad y armonía con su entorno.

ART. 42

Las parcelas que por su altura sobre el terreno y situación sean susceptibles de servir de vertedero deberán vallarse por lo menos en su linde a camino o barranco público y cerrarse en sus posibles accesos.

ART. 43

Los espacios libres de propiedad particular podrán cercarse con valla en todo el perímetro que linde con la vía pública, y en sus accesos se indicará en forma visible el carácter particular de la propiedad. La parte opaca de la valla no podrá tener una altura superior a dos metros.

ART. 4

Las parcelas podrán cerrarse con las condiciones que a continuación se indican, salvo que por el uso a que se destinen se requiriesen otras condiciones:

1.  En el medio urbano se realizarán a base de cerca vegetal, tela metálica o reja trabajada de hierro o de acero. Su altura máxima será de 2,50 m., pudiendo disponer de zócalo de fabrica de altura no superior a 1´00 m. El Ayuntamiento podrá condicionar e incluso impedir el cercado de parcelas o parte de ellas cuando fuere necesario para asegurar el drenaje de las aguas de escorrentía.

2.  En el medio rural (art. 2-14 E del P.G.O.U) los vallados y cerramientos se retranquearán 3 m, al eje de camino.

  • En el medio urbano las cercas se emplazarán en los linderos y en la alineación exterior de la parcela; podrá retrasarse de las alineaciones a fin de conseguir un mejor acceso a la parcela desde los espacios públicos, debiéndose en estos casos tratar el espacio privado que se incorpore, materialmente al espacio público en congruencia con éste, aunque su mantenimiento debe correr a cargo del propietario.

ART. 45

  1.  Los vallados o cercas que incluyan elementos vegetales deberán tallarse para evitar molestias a los peatones y vehículos (zarzas, baladres, etc.), y peligros a la circulación (obstaculizar la visión en cruces, etc).

2.  Los terrenos que se encuentren vallados, en todo o en parte, con cerramientos de adobe o tierra de los que, por efectos del tiempo y de la erosión que en los mismos provocan los elementos climatológicos, se producen desprendimientos hacia las vías públicas o espacios libres públicos, deberán restaurarse por sus propietarios para evitar que dichos desprendimientos se sigan produciendo. Dichos cerramientos habrán de disponer en su parte superior de cornisas u otros elementos cerámicos para evitar el derrumbamiento de las tierras por efecto de las lluvias.

ART. 46

Para evitar la propagación de incendios, los propietarios de parcelas y solares deberán extremar ante la temporada de verano la limpieza tratando de evitar todos las situaciones de riesgo. Para ello deberán o bien desbrozar y quemar lo recolectado con las suficientes precauciones o bien labrar el terreno.

Anuncios